miércoles, 2 de enero de 2013

Ángel de enero








 Hoy hace once años, cómo pasa el tiempo. Felicidades Guille, felicidades Ángel de enero.



Y ¿quién me lo iba a decir a mí?
Que en tiempos de saldo
se me iba a extender la vida,
que la sangre se licuaría en sueños
y teñiría mi bandera con tu niñez.

¿Quién podía pensar?, a esta edad,
provecta e inmadura de contradicciones,
con el abyecto paso del destiempo
abocado al abismo de un destino desbocado,
que iba a tener en mis manos tanto amor.
Pequeño,
indefenso,
vulnerable,
y sin embargo,
tan poderoso.

No me atreví a imaginarte, pequeño,
supuse sin más espacio libre mi alma,
deduje que no me cabían más besos
en la boca anegada,
ni más cielo en mi constelación.

No pensé más princesas para mi cuento
ni más instrumento en mi orquesta
ni más ángeles en mi cielo.
¿Cómo iba yo a saber que faltaba todavía,
por descubrir, el paraíso?

¿Quién iba a decirme?, que en enero
ibas a construir mi palacio definitivo.
Que en enero iba a llegar la primavera,
que mis sílabas iban a bucear en tus ojos
suspiros inexpertos tiñendo de luz las tinieblas.

Quien iba a decirme que,
en enero de rebajas,
la estrella más dulce del firmamento
iluminaría de infancia mi agostado sendero
y de vida mi agotado invierno.

Pequeño, indefenso,
vulnerable y no obstante poderoso,
guárdame de nieve y frío,
guárdate de lluvias y Cierzos
porque te quiero, Ángel de enero.

12 comentarios:

Jesus Blázquez dijo...

Cuando una persona es capaz de expresar sus sentimientos de esta manera, la condición humana se viste de fiesta y se eleva hasta el infinito empequeñeciendo todo tipo de miserias para convertirlas en insignificantes anécdotas de la vida. Guille tiene mucha suerte, y esa suerte la comparte con nosotros porque tiene un padre inmensamente generoso que escribe frases largas en obras grandes, y versos cortos para llegar hasta lo más profundo del alma.
Gracias Angel. Si muchos padres tuvieran sentimientos parecidos a los tuyos y, además, los manifestasen, todo sería diferente, porque el amor se nos iría de las manos e inundaría todo.

joaquin utrillas dijo...

Felicidadea para Guille. Y mis mejores deseos de paz y felicidad para toda la familia.

Joaquin Utrillas y familia

Aracely dijo...

Me ha encantado y emocionado mucho percibir todo el amor, la alegría y el gozo hacia tu bello regalo de enero. Deseo que Guille sea un bello lucero que despierte cada mañana tu creatividad e inspiración. Abrazos al cumpleañero guapo¡¡¡

La profecía del silencio dijo...

Muchas gracia Jesús, ojalá tus palabras finales sean una profecía y algún día se nos vaya el amor de las manos, se haga incontrolable y lo inunde todo. Un abrazo.

La profecía del silencio dijo...

Gracias Joaquín, lo mismo os deseamos a vosotros, mucha salud, paz y felicidad.

La profecía del silencio dijo...

Aracely muchas gracias por tus palabras y tus deseos. Se agradecen mucho, de verdad, esas frases procediendo de una gran lectora. Un abrazo.

Gerardo Martín Pujante dijo...

Muchas felicidades a ambos.

Comparto totalmente lo dicho por Jesús Blázquez, poco más que decir que es una gran suerte para un niño tener un referente tan cercano sobre valores y creatividad como lo eres tú Ángel.

Un abrazo.

Gerardo

La profecía del silencio dijo...

Guille es muy creativo, todo un artista, aunque de la pintura, y ahí a mí no se parece os lo aseguro. La suerte es mía de tenerle a él que es la alegría de la huerta.
Un abrazo Gerardo.

Sonia Navas dijo...

Felicidades a Guille por su cumpleaños y felicidades a ti por tan maravilloso poema, gracias por compartir estos bellos sentimientos con nosotros ;)

La profecía del silencio dijo...

Gracias a ti, Sonia, por la lectura y el comentario, como siempre os digo, cualquier texto que se escriba, sin los lectores no tiene sentido. Besos.

María Jesús dijo...

¡Felicidades, Guille! El poema está lleno de sentimientos, muy bonito. Un abrazo.

La profecía del silencio dijo...

Gracias, María Jesús, un beso y feliz año.