lunes, 6 de junio de 2011

Ángel de cuero. (Presentación en Teruel)





Amenazaba lluvia y Cierzo y ambos cayeron en pequeñas dosis sobre el escenario perfecto, la ciudad de Los Amantes.










Ana María Arroyo, gran escritora poeta y amiga, me presentaba una vez más.

Empezó Ana leyendo una carta. Sabe que me gustan las cartas convencionales, esas de bolígrafo y papel. Querido amigo espero que al recibo de ésta te halles bien de salud. Yo bien gracias al cielo….

Luego leyó un poema, un poema que yo escribí y que nadie conocía hasta el viernes, un poema muy íntimo dedicado a mi padre cuya lectura hizo saltar más de una lágrima.

Al terminar su intervención me resultaba complicado articular palabra, por lo que fui cogiendo el tono poco a poco. Comenté con brevedad mis tres primeras novelas, hubo preguntas y comentarios sobre ellas, incluso algún lector frenó tarde en alguna curva y desveló parte del final de alguna obra y después comenté lo justo de “Recuerdos de lluvia y Cierzo”, unas breves pinceladas para inducir a la lectura, a descubrir los relatos de uno en uno y disfrutarlos.

Ahora el libro ya no es mío, es vuestro, las interpretaciones y los sueños están en vuestras manos.

Finalizando el acto, el público asistente pidió a Ana que volviera a leer el poema, titulado Ángel del cielo, pero antes quise leer yo otro. Esta lectura de poemas no estaba prevista, al menos yo no la había previsto, pero tratándose de una ciudad especial, un escenario idóneo y un grupo de amigos importantes, quise recompensar a mi modo su participación.

El poema que yo quise leer será el principio del poemario “Cielo” si algún día existe. Así pues, leí por primera vez en público mi poema Ángel de cuero y, culminó el evento Ana, leyendo de nuevo el mencionado Ángel del cielo. Otra vez las lágrimas brotaron y por ello la despedida fue apresurada, aunque pude agradecer a todos la presencia en una presentación que es ya un recuerdo inolvidable.






Para terminar os dejo mi poema: "Ángel de cuero", no es una joya de la literatura pero está escrito de corazón, así era yo hace años, un ángel de chaqueta de cuero, largo cabello, gafas oscuras, notas de guitarras en el corazón y letras rebeldes en el alma y, en el hueco de mis manos: la llegada, el sabor, el recuerdo, la presencia de unas huellas que decidí seguir.

Ángel del cielo, no lo publico todavía, dejadme guardar unos días más el secreto, dejadme guardar mis lágrimas un poco más. Pronto será el cumpleaños de mi padre, aunque él no cumple ya desde hace diecinueve, no tengo porqué privarle de su regalo.




ÁNGEL de CUERO

Ángel de cuero
cabello eterno de guedejas húmedas al viento,
mirada oculta,
espejos insolentes por ojos tímidos,
acordes de guitarra palpitan en las venas,
rebeldía en el cerebro,
canciones en el alma.

Y en las manos… tu distancia

Bolsillos llenos de amigos y de noches,
alboradas de recuerdos confusos,
de sombras vacías,
de desencantos.
Ecos de risas en los labios,
fantasmas de besos y rubores.

Y en las manos… tus sabores

Tiempo perdido por los tiempos,
desoladoras ausencias,
repentinas,
ambiguo dolor por desesperanza,
lejana impaciencia
de espinas que madrugan
y rosas que no arriban al destino.

Y en las manos… tu llegada

Ángel de sueños
cuero postergado al olvido,
soledad en los huesos,
lágrimas embriagadas de adiós,
huellas
que en un reflejo siguen tus huellas.

Y en las manos… tu recuerdo

Ángel en cueros,
sin armas, ni rodela.
Canciones suenan para abrigarme en tu silencio.
Tambores de huida en rumor de despedida.
Arañazos en el corazón tras la batalla.

Y en las manos…
Y en mis manos…
el hueco de tus manos.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

muy hermoso tu poema,y haberte descubierto, vuelvo a decir mis mejores deseos angel un abrazo de esta admiradora(aida peral)

Ana Ubé dijo...

Felicidades Angel!!
AL final me fue imposible acudir, pero estaba segura de que ibas a estar muy bien acompañado.
Enhorabuena de nuevo y gracias por compartir con nosotros tu hermoso poema.
Un abrazo desde este Teruel, hoy también bajo la lluvia
Ana Ubé

Sofía Serra Giráldez dijo...

Me he quedado sin palabras, Ángel, tras leerte, y quiero dejártelo dicho.
un abrazo enorme
P.D. Adelante ya con ese poemario!!

La profecía del silencio dijo...

Gracias Aida por tu visita al blog y por tu amistad.

La profecía del silencio dijo...

Ana gracias a ti por visitar el blog y catalogar de hermoso un poema mio, que soy lo más lejano que existe de la poesía.

La profecía del silencio dijo...

Sofía gracias. Me lees con ojos de amiga, el poemario tardará en terminarse y no creo que jamás salga a la luz, soy muy flojo como poeta pero trato de aprender de vosotros.

ANA MARÍA ARROYO dijo...

¡Cómo me gusta haberme saltado mi promesa! Haber descubierto un secreto tan bien guardado. Es que no sé qué más decir... Creo que jamás olvidaré ese día y no exagero. Cuando te escuchaba recitar no me lo podía creer.
Eres un ángel y ya está.

Francisco Lahiguera dijo...

Estupendo Angel, me alegro enormemente que puedas mostrar tus sentimientos a traves de la escritura, y que lo hagas tan bien, a mi me parece dificilísimo...
Estais en vias de extinción.

La profecía del silencio dijo...

Gracias Ana por tu presentación. No esperaba que leyeras uno de mis poemas y menos esperaba que fuera Ángel del cielo. Ya sabes que la poesía y yo andamos peleados, pero con pasitos pequeños como ese quzá nos podamos reconciliar.
No sé si será una señal pero has sido la primera persona en recitar en público uno de mis poemas y además, por petición popular, en dos ocasiones. Yo si que no exagero, no lo olvidaré.

La profecía del silencio dijo...

Gracias Paco por tu visita al blog. No creas que lo hago tan bien, la poesía no es lo mio, pero por intentarlo que no quede. Un abrazo amigo.

ANA MARÍA ARROYO dijo...

Jamás la poesía estará en vías de extinción, JAMÁS. Aunque no queden poetas en el mundo, aunque haya quien piense que basta con unir varias líneas cortas y con rima fácil, aunque en el universo no existiese ni un solo poemario.

La poesía está en cada segundo de nuestras vidas. No es una cursilada. Son sentimientos al límite. Una forma de ser y estar.

Lo siento Francisco, se que no ha sido mal intencionado. Pero me toca el alma. Y que conste que yo JAMÁS me denominaré poeta, jamás.

Un abrazo y encantada de conocerte.

La profecía del silencio dijo...

La poesía no está en vias de xtinción, al menos por la cantidad de poetas que hay, entre ellos alguno bueno. Por ejemplo...........
¡Ah sí! Ana Mª Arroyo.
De todas formas creo que PAco se refiere a la buena escritura en general, cada vez más prima la cantidad de dinero que se puede ganar sobre la calidad de la escritura, eso es lo que puede extinguirse, la buena literatura de la cual no me considero ejemplo. Todavía, jajajaja
Beso Ana.

Garcia dijo...

Cuando alguien siente la necesidad de escribir poesía, es que tiene dentro una riqueza de sentimientos que luchan por salir con la condensación propia de la esencia. No es como la novela que necesita urdir una trama y hacer desfilar por sus páginas una retahíla de personajes.
La poesía tiene que salir del lugar donde despiertan los sueños, si además consigue bailar al ritmo de la vida, puede ser preludio de lo eterno..., por eso muchas veces no es comprendida en un mundo que pone fecha de caducidad a todo.
En algunos párrafos de tus novelas y relatos cortos se pueden ver chispazos de prosa poética.
Buenas noches Ángel. Un abrazo

Jesús

La profecía del silencio dijo...

Poco que añadir a estas palabras, sólo agradecer la visita al blog y el comentario. Gracias Jesús. Un abrazo.