lunes, 16 de julio de 2012

Ángel exterminador

A veces escribir alivia el desasosiego. Al finalizar la situación es la misma, pero como decía mi abuela: "Siempre es necesario desfogarse"

De mi proyecto de poemario "Cielo" os dejo otro ángel.







ÁNGEL EXTERMINADOR




Has exterminado el arcoíris

y profanado la tormenta.

Has arruinado al viento

y ocultado la salida del laberinto.

Has destrozado el destino

de la lluvia en primavera
has sembrado en el hombre

desidia y conformismo.

Camino ahora la senda sin rumbo,
entre sombras silentes,
entre verdades a media verdad

que son peores que todos los engaños.

¿Cómo has sido capaz de posarme tus alas,

de barrer con tu necio frío al mundo?

¿Cómo has sido capaz de exterminar al hombre

Y, el hombre cómo ha podio

permitírtelo, permitírselo?

Desde mi último refugio,

desde mis letras, hoy incoherentes,

protesto por tu maldad,

reniego de la inepcia de mis semejantes.

Dormidos tras el opio del progreso.

Tan muertos.

Cegados por banderas de ajenos colores.

Tan vivos.

Hicieron nada.

Hicimos nada

y, quien siembra nadas

recoge vacíos.

Tengo mis manos repletas

henchidas de palabras vacuas.

el ángel exterminador

cabalga en lomos de Incitatus,

sólo queda esconderse

de su acecho.

En el último refugio.

En tú poesía.

6 comentarios:

ANA MARÍA ARROYO dijo...

Me he sorprendido a mí misma recitándolo. Tiene tanta fuerza que casi grité. Te envío un abrazo, Ángel. No es mucho, pero no extermina. Abraza. :)

La profecía del silencio dijo...

Gracias Ana, abrazo recibido. Lo escribí hace algún tiempo pero me sigue pareciendo actual y al releerlo me han dado ganas de ser exterminador que ángel ya soy.

María Cristóbal Sánchez dijo...

Chapó. Me he quedado sin palabras. Simplemente es para quitarse el sombreo.

La profecía del silencio dijo...

Gracias María. La poesía no es mi fuerte, pero a veces la rabia y mis neuras sacan algún verso airado.

Gerardo Martín Pujante dijo...

Pienso igual que Ana María y que María, realmente es complicado encontrar palabras, es un poema lleno de fuerza, de intensidad y de palabras justas. Muy bien Ángel.

La profecía del silencio dijo...

Gracias amigo Gerardo, es un poema lleno de fuerza porque es la indignación desbordada. Muchas gracias por tus visitas al blog.