lunes, 29 de agosto de 2011

El casero siempre llama dos veces




Título: El casero siempre llama dos veces

Primera sombra: Despertar

Unos pasos en la escalera le sacaron del ligero duermevela en que se hallaba sumida. Había dormido mal; fatal, demasiadas cervezas entre estómago y cerebro y viceversa. Tuvo que levantarse para ir al baño en un par de ocasiones; entre el dormitorio y el escusado y viceversa. Tantos paseos por el pasillo en sombras la desvelaban y también el calor, y también los ronquidos etílico-anaeróbicos de su pareja.
No tenía que madrugar. No había puesto el despertador. Quería simplemente despertarse cuando ya no tuviera más sueño, cuando estuviera cansada de dormir y, sin embargo… los pasos inoportunos hollando la fría piedra de la escalera la habían despertado.
Miró a su diestra, Nick dormía a su lado, entonces ¿de quién eran las pisadas que recorrían las mesetas y peldaños de su escalera? ¿Quién había en la casa además de ellos dos? ¿Quién y cómo había entrado?
Se levantó impulsada por el muelle de su resolución dispuesta a averiguarlo, por un instante pensó despertar a Nick pero un ronquido seco y ahogado, ahogó su intención, entre lo que ella tardara en explicar y él en despertar y comprender, podía pasar demasiado tiempo.
Fue al baño en primer lugar, entre el dormitorio y el escusado sin viceversa, no solamente por miccionar de nuevo los últimos reductos de las cervezas ingeridas la noche anterior, también por armarse con las tijeras que había en la repisa superior del armario del espejo. Si alguien se había colado en su casa y había interrumpido su descanso se iba a llevar un buen corte.







Continuará...
Muy pronto la segunda sombra.

22 comentarios:

Amanecer* dijo...

Esto promete, estaré pendiente de la segunda parte. Un besito Ángel.

Soy Julia Zapata, mi otro nick no me deja comentar.

Javier Valls Borja dijo...

¡Uf! Por un momento esto me ha recordado el caso de John y Lorena Bobbitt y se me ha hecho un nudo en estómago... Pues nada, a esperar la segunda sombra, a ver qué pasa con esas tijeras.

La profecía del silencio dijo...

Julia gracias por tu visita. La semana que viene pondré la segunda sombra que también es prometedora.

La profecía del silencio dijo...

Javier no tiene nada que ver con el caso que citas jajajajajaaaaaaa
tú siempre pensando en positivo. No, en realidad ha cogido las tijeras para defenderse al oir ruidos en su casa. Ahora veremos que hace con ellas, pero sea lo que sea será defensa y no venganza como en el caso de los Bobbitt.
Esto va más acorde con el cartero de James M. Cain

ANA MARÍA ARROYO dijo...

Casi estamos en la vuelta al cole y "vuelven" los relatos fraccionados. Pues me gusta. Esperar no me gusta. Leerte sí me gusta. ¿Una semana?
Voy a tomar ejemplo... a partir de hoy publico tres palabras por mes.

La profecía del silencio dijo...

Ana no seas impaciente. En los tiempos que corren que no tenemos tiempo nada más que para correr, es mejor leer un poquito a la semana que ver un tocho y pasar de largo.

ANA MARÍA ARROYO dijo...

La paciencia nunca ha sido una de mis virtudes. Prometo empezar a ejercitarla desde ya... Ommmmmmmmm....

La profecía del silencio dijo...

Ana la paciencia es una gran virtud jjaajajaaa
Aunque yo tampoco me caracterizo por ser paciente.

Elen. dijo...

Ufffff... echaba de menos esto de tener que esperar... que sepas, que no me gusta, pero... esto promete!!! Javierillo, te recuerda a ese caso? como termine así... o el casero o el roncador!! Ana, el Caballero Utrillas, es así, como el cole!
Nunca entenderé, por qué cuando escuchan un ruido, salen a ver que pasa, pero no han visto las pelis que siempre los matan? Ángel, porfa, cambia estos finales!!!

La profecía del silencio dijo...

Elena tú tranquila que esta vez el final va a ser feliz. Pero claro a veces lo que yo entiendo por feliz no coincide con lo que otros entienden por feliz jajajajaja bueno al final lo sabremos.

http://mislolas-elen.blogspot.com/ dijo...

Uyyyy... tus finales... madre! que miedo me dan!!! (procura que a nadie le entren gallinas de nada) jajajaja...

La profecía del silencio dijo...

No, las gallinas aparecerán en el capítulo, o mejor dicho, en la sombra cuatro y luego ya se verá.

Javier Valls Borja dijo...

Elena, es que he relacionado mujer, tijeras, hombre dormido... y me ha dado un nosequé, que las mujeres estáis muy alterás :)))

¿Final feliz, Ángel? ¡Aguafiestas!

La profecía del silencio dijo...

Javier tranquilo.
Un final feliz a mi estilo.
La verdad, debo confesar que todavía no está escrito aunque esta en mi disco duro jejeje.

Poma dijo...

Confieso tengo una paranoica abersión a los fasciculos coleccionables, series de tv. por capitulos y novelas por entregas.... Aún así lo intentare, Angel. :)

Elena, si eres la que yo conozco ; Me alegra mucho saber que estás bien.
Besostes.

Josefa dijo...

Pues he pensado que en vez de empezar una colección por entregas de la tele te leeré cada semana...¡Qué miedo las sombras! Josefa

La profecía del silencio dijo...

Poma yo también tengo aversión a los fascículos pero reconozco que con la escasez de tiempo que padecemos es lo mejor, siempre quedará al final leerlo completo, lo publicré completo como hacia el señor Valls con sus entregas. Un abrazo y gracias por tu visita.

La profecía del silencio dijo...

Josefa que alegría verte por aquí de nuevo. Las entregas son insufribles, yo jamás consigo terminar una colección, esta es más sencilla, no hay que ir al kiosco, te llega a casa y es gratis.
Las sombras estarán muy presentes en todo el relato, pero lo que da un poco de miedo son las tijeras jejeje

Javier Reyesinos dijo...

Don Ángel, qué alegría saber de nuevo de vos.
Estaré pendiente de tus entregas semanales para ver si he ganado "la porra" de entre tus lectore, al haber adivinado el final del uso de las tijeras.
Mi tocayo Javier ya me ha quitado una de mis opciones .... pensaré otra.

La profecía del silencio dijo...

Javier me alegra verte de vueltaa por aquí.
En realidad las tijeras las ha cogido para defenderse, piensa que alguien ha entrado en su casa y quiere tener algo, un objeeto que le transmita confianza, veremos que ocurre con ellas (con la tijera y con Cora) El lunes más.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Aunque tarde, Ángel, aquí andamos.
Ya me has dejado con la intriga...:)
Qué bien que ya estás de vuelta.
Un beso enorme

La profecía del silencio dijo...

Sofía sí ya de vuelta, me alegro de tu visita.