jueves, 3 de febrero de 2011

Sin recuerdos; Última función


Esta semana ha habido el doble de palzo para el concurso, por tanto os dejo doble de relatos, cuatro en total. Mi favorito es "Última función" alguno es un guiño a la sonrisa. Espero que os gusten.









SIN RECUERDOS


La bala en la sien no fue el final sino el principio. Me atravesó el cerebro de lado a lado y me robó más que la vida, se llevó mis recuerdos. No puedo recordar si disparé yo o fuiste tú quien lo hizo.

Prefiero ignorarlo, el suicidio implicaría cobardía y ya sabes, no la soporto. El asesinato significaría odio y no podría aguantar tu desprecio. En la dulce ignorancia del último suspiro oigo pasos anónimos pisando mi sangre, ¿había alguien más en nuestra habitación?

El tiro en la sien es el principio de la sospecha, muero de celos y sin recuerdos.







ULTIMA FUNCION


La bala en la sien le sentaba como un tiro, las medias rotas como a un santo dos pistolas; el vestido sucio, arrugado; el maquillaje embarrado en sudor y sangre. ¡Vaya manera absurda de morir!

En una representación teatral se usan balas de fogueo. ¿Qué nesciente había confundido la munición? ¿Fue un estúpido o un asesino?

No importa, es su aspecto lo que duele, morir sin glamour es su tormento. ¿Cómo va a presentarse así en el cielo?, o en el infierno, hecha un adefesio.

Si pudiera pasar por el purgatorio el tiempo justo para lavarse y peinarse; retocarse de carmín, dos gotas de perfume…








DOS PALABRAS UN FUTURO

“La bala en la sien” El título del libro nada le recordaba; el nombre del autor tampoco, sin embargo la fotografía de portada coincidía con su rostro magullado y ensangrentado reflejado en el retrovisor.

No recordaba nada, era un naufrago perdido en el tiempo, el pasado difuminó sus contornos, el presente bailaba confuso, intangible. Amnésico, asustado, probablemente escritor. Abrió el libro acariciándolo, leyó su biografía y la escueta dedicatoria de la primera página: “Para Lucia”
Dos palabras mostraban el futuro.

Salió del vehículo varado en la cuneta, su cerebro vacuo de recuerdos, en la mano el libro de su memoria, una guía de su vida.








LA MOSCA


La bala en la sien era el remedio definitivo. Llegaba siempre antes de hora, venía enardecida de ideas, rebosando palabras, ansiosa de pronunciarlas.

Señor Juez, si miramos bien soy inocente. Demasiado tiempo trabajando juntos y, la mosca pesada zumbándome de asuntos sin interés. Llevaba años sin contestarle, era como una radio encendida.

No podía concentrarme en mi trabajo, jamás callaba, mis oídos soñaban silencio, no podía soportarlo más, era una tortura continua, mis ojos se llenaron de justicia, el corazón henchido de venganza.

Esperé tras la puerta, el resto... fácil imaginar; no quería matarla, sólo callarla, pero el día venía ahogado en muerte y silencio.

8 comentarios:

ANA MARÍA ARROYO dijo...

¡Me gustan todos! Pero siento especial debilidad por el último "La Mosca" Me identifica tanto...
Un abrazo a modo de guiño...

Sofía Serra Giráldez dijo...

Gracias, por usarla, ;). Reconforta que haya servido para algo.
Un beso, Ángel

La profecía del silencio dijo...

Ana ¿te sientes identificada con el último? ¿En qué papel?
jajajajaja
Gracias por tu comentario identificativo.

La profecía del silencio dijo...

Sofía. Y encima me das las gracias cuando me tenías que dar un par de mamporros.
que no he dicho nada. Se me ha olvidado decir que la fotografía es de Sofia Serra.
Lo digo ahora, más vale tarde que nunca.
Magnífica fotografía, titulada "Candelá" obra de Sofía, que a pesar de todo sigue siendo mi amiga.
Gracias a ti. Un beso.

Sofía Serra Giráldez dijo...

Es presunción mía, querido Ángel, sobreestimo tanto mi fotografía que doy por sentado que cualquiera que la vea sabe que es mía, jaja, y entonces, pues no hace falta que se diga ná...;)))
Tuntu, tú puedes permitirte esas libertades, eres mi amigo.
:)
Un besito

La profecía del silencio dijo...

Bueno Sofía sí pero no tenía que haberme olvidado de lo principal.
Siempre copmento algo de la fotografía que pongo y precisamente en esta se me pasa. Quizá tengas razón y todos sepan que es tuya.

ANA MARÍA ARROYO dijo...

¡Obvio! De Sofía tenía que ser... Me encanta. Un abrazo a los dos.
Por cierto Ángel, en el papel de mosca no me veo, me encuentro mejor en el de mosqueada...
¡Abrazo!

La profecía del silencio dijo...

Ana yo en el de "La mosca" me gustaría el papel de juez, jajajaja