jueves, 10 de febrero de 2011

Cuando una puerta se cierra, una ventana se abre



Esta vez no se me olvida.
Fotografía de mi amiga Sofía Serra. Su título "Luna llena"
Yo la he usado como alusión a una ventana abierta a la esperanza, a la belleza de la luna.



Es muy extraño pero esta semana tampoco he ganado el concurso, jajajaja
Y no me molesta, el relato ganador me gusta, la frase final me encanta, la semana que viene sabréis porqué; y, además, perder me permite compartir con vosotrOs mi relato.
Os lo dejo aquí, pero antes decir:
El título es una frase hecha, un dicho que supongo conoceréis, de no ser así os explico, significa algo así como, "no hay mal que por bien no venga" o "no hay mal que cien años dure"
Es una frase que indica esperanza, lo malo terminará pronto y dejará paso a lo bueno. Ese es el título del relato y la frase final, lo tergiversa un poco, significa lo mismo pero acoplado al texto.
No me enrollo más. Os dejo leerlo.








CUANDO UNA PUERTA SE CIERRA, UNA VENTANA SE ABRE




_ Le cobran en aquella fila de la izquierda si no le importa

_ ¿Cobran por apuntarse?

_ Claro, estamos en crisis.

Llegó su turno, al otro lado del mostrador había una bella joven con una lágrima rodando por su mejilla.

_ Vengo a apuntarme señorita, no a ver llorar a una preciosa ninfa.

_ Disculpe, acaban de despedirme. Mañana estaré ahí afuera haciendo cola como usted.

_ Entonces no me cobre, mañana nos inscribiremos juntos ¿quiere usted buscar empleo conmigo?

Hace años sus incertidumbres y fantasmas se encontraron, unieron melancolías y subsidios. Hoy, felices jubilados…

_ Gracias a la crisis pude conocerte, cuando una puerta se cierra, una ventanilla se abre.

14 comentarios:

Mª Carmen Martínez dijo...

Me encanta, bendita crisis. La vida siempre es una oportunidad.

Besotes

La profecía del silencio dijo...

Cierto Mª Carmen, cuando una puerta se cierra una ventana o ventanilla o rendija se abre.
Gracias por tu visita.
Un beso.

Elena dijo...

¡¡¡FANTÁSTICO!!! ahora iré mas contenta al INEM, ¡puede que encuentre a mi amor de la vida!! jajaja

Sofía Serra Giráldez dijo...

...y ése es el fin último de la poesía, hacer evidente lo que a simple vista no lo es...:)
Gracias por este lujo que me otorgas, Ángel (cuestión aparte, me encanta que hayas elegido esa fotografía, no imaginas lo bien que va con el relato...o tal vez sí, lo has intuido...:)
Un beso enorme

Poma dijo...

Así me gusta Angel , optimista.

La profecía del silencio dijo...

Elena sí, ve bien peinadita que nunca se sabe.

La profecía del silencio dijo...

Sofía esta vez no se me olvidó decir que era tuya. Esta tiene algo que me atrae, no sé si es la luna, el cielo o la ventana pero en cuanto la vi supe que iba con el relato.
Un beso.

La profecía del silencio dijo...

Poma qué alegría tenerte por aquí. No queda más remedio que el optimismo, al fin y al cabo todo pasa y lo mismo hasta pasa para bien.
Un abrazo.

Manada Reyesinos dijo...

Tu relato es verde......
Verde esperanza.
Y tambien es una llamada al optimismo. Lo cual me encanta porque entiendo que aunque no ganes ese concurso (por el momento), tú vas a seguir insistiendo y nosotros... disfrutando de las lecturas.
Un fuerte abrazo

La profecía del silencio dijo...

Hola Manada de Reyesinos, que sorpresa tan agradable recibir vuestra visita. Pues estás en lo cierto, ya he enviado dos para la semana que viene, y no son tan esperanzadores como éste, más bien lo contrario.
Gracias por vuestra presencia en el blog y besabrazos.

Gerardo Martín Pujante dijo...

Curiosas coincidiencias... el destino... a saber, pero es cierto a veces se cierran puertas y se abren ventanas.

Buen relato Ángel.

La profecía del silencio dijo...

Hola Gerardo, es cierto el destino es imprevisible, nunca se sabe dónde saltará la liebre. Gracias por tus palabras. Un abrazo.

ANA MARÍA ARROYO dijo...

¡Me encanta! Incluso en la oscuridad más absoluta siempre entra la luz por una tímida rendija...
¡Precioso!
Un abrazo.

La profecía del silencio dijo...

Sí Ana hasta en la crisis puedes encontrar algo bueno, o incluso el amor en la ventanilla del paro.
Gracias por tu visita.